15 dic. 2010

Jabón Exfoliante Avena y Caléndula



Este es el jabón favorito de mi amiga María.

Sólo que esta vez 
he hecho algunas modificaciones.
Mi intención,
ha sido mejorarlo, pero.......
¡ya me dirán cuando pase por control !!!!!

En esta ocasión la avena la tosté previamente 
un poquito en la sartén (claro sólo tostar, sin echar nada más).
Luego la molí junto a unas flores de caléndula,
quedó todo como un polvillo.

En anteriores entradas comenté,
que me gusta más trabajar los jabones de glicerina
utilizando la técnica del "baño maría" en vez del microondas.
Razón,
pues la glicerina no se endurece tan rápidamente
y se puede trabajar más tranquilamente mientras añadimos los demás ingredientes.

Una vez entonces derretida,
añadí Aceite de Almendras,
Fragancia de Jazmín,
Vitamina E,
Y por último,
y sin dejar de remover,
la avena y caléndula molida.

Al añadir a la glicerina materiales más sólidos,
como es normal, estos por el peso,
se van al fondo,
entonces lo que hice es un "baño maría invertido",
saqué la jarra con el jabón del agua caliente,
y repito...... sin dejar de remover,
la introduje por unos instantes en agua fría,
esto hizo que fuera espesando algo más rápido,
seguí removiendo, y removiendo.....
y cuando ya creí ver la espesura que me gustaba
lo vertí en el molde donde debía endurecer.

De esta forma, parece que la avena y caléndula
me quedó mucho más repartidita por todo el jabón y no sólo en el fondo.

Así me he apañado yo,
pero quizás vosotr@s tengáis algún truquito mejor que podáis compartir.









2 comentarios:

  1. Precioso,seguro que les encanta este también.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Humm!!! que interesante esto de los jabones, bueno se nota que tu eres toda una experta,gracias por tu visita y tu lindo comentario, besitos =)

    ResponderEliminar